22/12/2020 

 Presentaron la ley de proyectos productivos para condenados


 

Los privados y privadas de la libertad por delitos menores podrán cumplir la pena en libertad, en alguno de los 200 parajes de San Luis, en una casa de familia y trabajando.

“Hace unos días, el Presidente dijo que el tema de las cárceles son una deuda de la democracia. Y que la clase política debía volver a colocar el tema en la agenda pública de los argentinos. Hoy estoy orgulloso porque en San Luis estamos hablando de eso”, remarcó este martes el gobernador Alberto Rodríguez Saá, en un acto en el que presentó la ley provincial de proyectos económicos de personas condenadas. Si bien falta reglamentarla, la iniciativa contempla que los penados y penadas por delitos menores cumplan el castigo el libertad, en uno de los 200 parajes de San Luis, acogidos por una familia y trabajando.

El primer mandatario comenzó su alocución lamentando que el artículo que dicta que las cárceles deben ser limpias, sanas y no para el castigo sino la reinserción sea una falacia.


También recordó que la provincia, en época colonial y luego patria, funcionó como una cárcel abierta que albergó a personalidades como Juan Martín de Pueyrredón. Con esa base y el estandarte de los derechos humanos, el Estado provincial logró que el proyecto fuera aprobado por la Cámara de Diputados.

“Como con todo, tenía un sueño, este sueño. Encontré trabas, como siempre. Trabas en el mismo sistema. Se piensa que si las cosas, como están, están bien ¿para qué las vamos a cambiar? Pero no hay que asustarse del cambio, y con esto emprendemos un camino que nos parece novedoso en el mundo del derecho”, opinó.

La idea central es que aquellas personas que tengan una condena firme por delitos menores puedan acceder al beneficio del programa. El primer paso es que el privado de la libertad deberá presentar un proyecto de comercialización o producción dentro de los parajes con la colaboración de un residente del lugar. También especificar el tipo de actividad, la maquinaria a utilizar, la materia prima y el lugar donde residirán mientras desempeñen la labor dentro del paraje.

Tras ser evaluado por el Consejo Correccional y, de reunir las condiciones, el beneficiario podrá comenzar su nueva vida con una tobillera electrónica para rastrear su localización.

“Es todo producto de la imaginación y buena voluntad. Le vamos a encontrar la vuelta para que suceda”, se esperanzó Rodríguez Saá, que aprovechó para convocar a los colegios de abogados y diputados a colaborar en la reglamentación y expansión de la ley.

Una vez que esté es su nuevo destino, el beneficiado comenzará con un proyecto productivo de su elección, cuyas ganancias serán enteramente para él y su familia. El proceso será monitoreado por los ministerios de Seguridad y Producción.

Los deseos del primer mandatario es que la iniciativa también alcance a los presos por delitos federales que cumplen condena en San Luis y, en un futuro, abrirle la posibilidad de cumplir condena en suelo puntano a presos de otras provincias.

Quedarán excluidos, por ahora, quienes hayan sido condenados por homicidio, delitos contra la integridad sexual, privación ilegítima de la libertad, tortura seguida de muerte, secuestro extorsivo y violencia de género, entre otros crímenes graves.

 

FQ.



print.gif  friend.gif