3/7/2020 

 Perotti le sacó a Vicentín el abandonado puerto de Reconquista para reactivarlo


La terminal portuaria era controlada por la agroexportadora pero hacía años que no registraba actividades. El gobernador nombró a un interventor de su entorno y se investigan irregularidades.

En una fuerte jugada política en sintonía con las disposiciones nacionales, el gobernador dispuso que el Ente Portuario Puerto Reconquista sea intervenido por seis meses, luego de verificarse que una de las terminales de cargas no tuvo actividades en los últimos 16 años.
 
En el caso del resto de las instalaciones, según lo manifestado por decreto, "la magnitud, extensión y capacidad y funciones del puerto, claramente ha cesado y abandonado su destino comercial, dando sólo cabida a la actividad recreativa privada".
 
 la magnitud, extensión y capacidad y funciones del puerto, claramente ha cesado y abandonado su destino comercial, dando sólo cabida a la actividad recreativa privada 
 
Para la gestión Perotti, hubo un "apartamiento de la Ley" incluso en cuanto a la organización del órgano que condujo el Puerto de Reconquista. El dato de quienes llevaban los destinos de la Terminal no resulta menor: desde el año 1999, la concesión del EAPRe pertenece a la empresa Ríos del Norte SA, una alianza integrada por Buyatti SAICA y Vicentin SAIC.
 
Según las estimaciones de las autoridades, solamente en movimientos de actividad agrícola, el Puerto de Reconquista debería movilizar unas 200 mil toneladas al año, tal cual lo firmado por el concesionario y el gobierno provincial.
 
Entre otras irregularidades constatadas, se verificó que una de las terminales, la A para ser más precisos, no registró ningún movimiento portuario desde el año 2004. En tanto, la Terminal B sirvió solo como guardería náutica y un estacionamiento, mientras que apenas se dispuso del servicio de traslado en balsa para el recorrido Reconquista - Goya. "Es una abierta y prístina violación del destino del puerto previsto por la ley", sostiene el mensaje del mandatario, bajo el decreto número 574/20.
 
 Se verificó que la Terminal A no registró ningún movimiento portuario desde el año 2004. En tanto, la Terminal B sirvió solo como guardería náutica y un estacionamiento, mientras que apenas se dispuso del servicio de traslado en balsa para el recorrido Reconquista - Goya
 
En el texto también puntualiza que "según surge de las del Actas de Directorio, se observa en cuanto al régimen de organización y ejercicios de cargos, una confusión de funciones y responsabilidades y que pueden ser consideradas, en principio, un apartamiento de la Ley y su reglamentación en cuanto al régimen de organización del órgano de conducción".
 
Fue Martín Deltin, el nuevo interventor, quien realizó una denuncia el pasado 26 de febrero por un acopio y embarque autorizado al buque transbordador "Cynthia", considerado como un movimiento "extraño" ante la inactividad de tantos años. Y más aún si se tiene en cuenta que la empresa había entrado en default en diciembre perjudicando a más de 1800 productores que le reclamaban la liquidación del cereal entregado o en su defecto, los granos, pero no pudieron recuperar lo uno ni lo otro.
 
Pero no solamente las impericias fueron constatadas en cuanto a la utilización de la terminal portuaria. La Provincia objeta además el verdadero carácter de fiscalización y control de una institución como el Ente Portuario:
 
"Hay actuaciones contradictorias, no existen registros de haber elevado el balance general al 31 de diciembre de cada año", indicaron desde el Ejecutivo. Por este motivo, fue la Sindicatura General de la Provincia la que instó a la realización de una auditoría "integral" del Ente.
 
Ahora, Perotti nombró a Martín Deltin como interventor del puerto. El funcionario había llevado adelante las investigaciones que dejaron al desnudo un sinfín de inconsistencias que probablemente ahora sean abordadas en profundidad.
 
Deltin es un histórico dirigente del justicialismo del norte provincial y hombre de confianza del rafaelino. Ya en enero había sido designado al frente del Ente Regulador de la terminal en reemplazo de Luis Manzur quien estuvo a cargo durante los dos últimos gobiernos socialistas.
 
El principal objetivo, aseguró Deltin a medios locales, es poder revertir los años de abandono y reactivarlo para el comercio agroexportador que tiene a la logística como un porcentaje fundamental para los costos.
 
Aunque abundan las versiones sobre la supuesta vinculación de la maniobra de intervención de la Provincia por los intereses de Vicentín, el nombrado interventor deslindó cualquier especulación de este tenor. De todos modos, no son pocos quienes miran de reojo la millonaria Terminal Puerto Rosario, que administra Vicentín a través de Gustavo Nardelli.
 
LPO



print.gif  friend.gif