16/6/2020 

 El hospital sumó ocho modernas salas para pacientes con COVID-19


 

Contienen trece camas y cuentan con un sistema de presión que impide que los virus salgan al exterior. 

Ni con el buen estatus sanitario que ha conseguido la provincia el Gobierno de San Luis deja de prepararse para la eventual aparición de casos de coronavirus. En apenas sesenta días el Ejecutivo culminó una obra para adaptar una parte del servicio de la Clínica Médica del Policlínico Regional "Juan Domingo Perón" y convertirlo en un moderno sector para atender a pacientes con COVID-19.

 

El espacio está en el primer piso del nosocomio y tiene una extensión de 429 metros cuadrados. Allí, algunas de las salas de internación se transformaron en ocho habitaciones que contienen trece camas (cinco son dobles y tres son simples) que permitirían aislar a las personas con cuadros moderados, pero que también cuentan con el equipamiento necesario para instalar monitores y respiradores si la patología se tornara crítica.

 

"La estructura está preparada con los paneles de gases medicinales como para transformarla en Terapia Intensiva. Está pensada para atender a los pacientes de COVID-19, pero después podrá utilizarse para tratar otras enfermedades infecciosas", explicó Rosa Dávila, coordinadora del Ministerio de Salud.

 

 


 

Pero uno de los aspectos más llamativos de las nuevas salas es que cuentan con una tecnología que hasta el momento es única en la provincia. "Constan de un sistema de presiones diferenciales entre el interior y el exterior, que sería la zona de circulación. La habitación tiene una presión negativa, lo que hace que el microorganismo no pueda salir y sea aspirado por una caja de filtros", detalló Patricia Ramonell, la jefa del Programa Policlínico Regional Juan Domingo Perón y, por lo tanto, quien dirige la institución.

 

Cada cuarto está antecedido por un fuelle, es decir, una pequeña área de higienización. Allí hay un lavamanos para que los médicos y enfermeros se desinfecten al entrar y salir de tratar a un internado. Esa antesala es clave porque es la que ejerce el cambio de aire y "empuja" los virus hacia adentro para que finalmente sean eliminados.

 

Además de las habitaciones, que tienen camas y equipamientos de última generación, crearon una sala de estar para los enfermeros y otra para el doctor de guardia, una oficina para la jefatura del servicio y un cuarto séptico donde se descarta la ropa utilizada. 

 

Para todas estas reformas y aparatología el gobierno provincial desembolsó $36.466.836. Ramonell sostuvo que todas estas inversiones ayudan a elevar aún más la calidad de la atención y las prestaciones de la salud pública. "Uno tiene que agradecer y reconocer la voluntad de siempre querer mejorar los servicios y las instalaciones. Porque, además, nos da más tranquilidad para trabajar a diario con los pacientes que ingresen, ya sea por coronavirus o por cualquier otra enfermedad", valoró.

 

 

 


 

Pero agregó que el nivel del nosocomio no solo está en la infraestructura, sino también en los profesionales que día a día se ponen en la primera línea de batalla contra la pandemia y las demás patologías. "Los destacamos siempre porque todos están capacitados para responder ante las necesidades que se presentan", elogió.

 

Con las nuevas plazas, el sistema sanitario ya está en condiciones de internar a más de cuatrocientas personas con COVID-19 en Villa Mercedes. "Estamos preparados para la atención de casos leves en las residencias médicas de La Pedrera y en las instalaciones de la Universidad Provincial de Oficios (UPrO). Luego, para los pacientes moderados está el hospital del parque y todo este nuevo sector del policlínico, mientras que para pacientes de cuidado crítico tenemos la Terapia Intensiva del 'Juan Domingo Perón', más la posibilidad de convertir esta nueva área y diez camas de La Pedrera", graficó Dávila.

 

Así, mientras la explosión de casos ha desbordado a los servicios de salud de otros países, la coordinadora ministerial resaltó el trabajo de San Luis para responder ante una pandemia que sorprendió al mundo entero. "Lo primero que tenemos que ponderar es el estatus sanitario obtenido y lo tenemos que cuidar celosamente, porque no estamos exentos de que ingrese el virus. Estamos rodeados de provincias vecinas que tienen casos, por eso seguimos alistándonos", señaló.



print.gif  friend.gif