5/9/2019 

 Brasil celebra el Día de la Amazonia en plena crisis por los incendios y las críticas a Bolsonaro


 

La Articulación de Pueblos Indígenas pide salir a las calles para recordar la necesidad de proteger la selva y sus vidas. "Es un momento grave y urgente", dice.

Brasil celebra este jueves el Día de la Amazonia en medio de las fuertes críticas contra el presidente, Jair Bolsonaro, por su polémica gestión del aumento de los incendios en la selva.

Los fuegos han causado graves daños medioambientales, pero también han amenazado las vidas de los pueblos indígenas, que han pedido salir a las calles para recordar la necesidad de proteger la selva y sus vidas.

"Para nosotros, guardianes de la selva, es un día de lucha", señala en un comunicado la Articulación de Pueblos Indígenas de Brasil (APIB), que convocó las marchas y a la que han apoyado diversas organizaciones no gubernamentales.

APIB reclama tomar medidas por los "crímenes contra la humanidad que se han cometido a través de los incendios y de la grave deforestación". "Que lo que fue quemado sea reforestado. Nosotros no tenemos un plan B. Es un momento grave y urgente", destaca. 


En 2007, se eligió el 5 de septiembre como Día de la Amazonia porque coincide con la creación de la provincia autónoma del mismo nombre, actual estado de Amazonas, en 1859 por Pedro II.

En la selva amazónica –Brasil alberga un 60%– viven unas 34 millones de personas, y más de  400 pueblos indígenas, algunos de ellos en aislamiento voluntario.  

"Bolsonaro y sus colegas del agronegocio, a través de palabras racistas y propuestas genocidas para robar tierras indígenas, están llevando a cabo el mayor asalto contra los derechos indígenas en 50 años", alerta Survival International, que recuerda que "los pueblos indígenas, los mejores guardianes de la naturaleza, han luchado para proteger sus tierras de los extraños durante más de 500 años y,  definitivamente, no se detendrán ahora".


Y añade: "El número de ataques e invasiones de los territorios indígenas es vertiginoso, y los incendios, muchos provocados por madereros y ganaderos ilegales, están destruyendo el bosque a un ritmo alarmante y desgarrador. Está en juego la supervivencia de tribus no contactadas, los pueblos más vulnerables del planeta".

La alta comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, afirmó esta semana que "un 33 % de los incendios ocurren en áreas indígenas o en lugares protegidos". Unas declaraciones que fueron duramente contestadas por Bolsonaro, que acusó a la expresidente chilena de alinearse con el mandatario de Francia, Emmanuel Macron, con quien también se ha enfrentado en las últimas semanas.

"Siguiendo la línea de Macron, se entromete en asuntos internos y en la soberanía brasileña", aseveró el ultraderechista, favorable a abrir las zonas protegidas y las tierras indígenas a la agricultura y a la minería y diminuir la "industria de la multa" por crímenes medioambientales. 

Desde enero hasta el 4 de septiembre, los satélites del Instituto de Observaciones Espaciales (INPE) contabilizaron 95.511 incendios en Brasil, frente a los 60.058 de 2018. Más de la mitad se registraron en la región amazónica.

Los datos de los incendios han suscitado críticas a nivel internacional y países como Finlandia pidieron el boicot de los productos brasileños, lo que desató el miedo del agronegocio, que exigió al Ejecutivo tomar medidas. Bolsonaro acudirá en septiembre a la Asamblea Nacional de la ONU en Nueva York para defender la posición de Brasil sobre la Amazonia.

Campaña publicitaria
En un intento de limpiar su imagen, el gobierno ha aprovechado este día para lanzar una campaña publicitaria dentro y fuera del país, bautizada como 'Amazonia para Brasil', con la que pretende reafirmar su soberanía y mostrar una imagen de responsabilidad con el medio ambiente. 

"El Gobierno brasileño está tomando medidas para contener el desmantelamiento y las prácticas ilegales en la región para preservar el medio ambiente", dice el video de 30 segundos de duración. "El gobierno federal reafirma de forma soberana sus acciones de protección, desarrollo sostenible y conservación Amazónica", prosigue.

El viernes está prevista una reunión urgente de seis países latinoamericanos –Perú, Ecuador, Colombia, Brasil, Bolivia, Surinam– en la ciudad colombiana de Leticia en un intento de "unir esfuerzos" para conservar la selva. 
 



print.gif  friend.gif