15/8/2018 

 


Ni fu, ni fa… ni chicha, ni limonada, ni carne, ni pescado, ni muy muy, ni tan tan, ni sí, ni no, ni blanco, ni negro… Así somos los argentinos, así seguimos y este parece ser nuestro destino. Fontanarrosa y estos dos referentes del humor mendicino, no hacen otra cosa que aprovechar tanto material agregándole una sonrisa, una mirada crítica, un guiño cómplice y un poco de sanata, para ofrecerle al público un menú del agrado de todos.

Pasando por el espíritu de personajes que, en lugar de bajonearse por la crisis, desarrollan la ilusión desde la mesa de un bar. Siguen desmitificando al guapo argentino. Se meten en la piel de una sufriente madre que cree educar correctamente a su hijo. Muestran uno de los nuevos oficios de la esplendorosa época que vivimos los argentinos. Se ríen sin piedad del ridículo galán que todos llevamos adentro. Y, para hacerla completa, le echan una ácida mirada a los humanos, con todas sus manías, prejuicios y obsesiones desde el mundo canino.
 
Ni fu Ni fa, fue estrenada en el 2001, y seguimos trabajando para compartir con el público un humor sano y reflexivo, de este gran observador del “argentino” que fue El Negro Fontanarrosa. 



print.gif  friend.gif